Historia

Equipo2012

El equipo del EPAF junto a Clyde C. Snow, año 2012

El núcleo básico que dio origen al Equipo Peruano de Antropología Forense (EPAF) estuvo conformado por José Pablo Baraybar, Juan Carlos Tello, Aldo Bolaños, Carmen Rosa Cardoza y otros jóvenes profesionales, que compartían la preocupación por difundir los estándares y normas de investigación forense aceptados a nivel internacional.

A fines de la década de 1990, bajo los auspicios del prestigioso científico estadounidense Clyde C. Snow -padre de la antropología forense-, la mayoría del núcleo fundador empezó a desarrollar investigaciones para el Tribunal Penal Internacional para la Ex-Yugoslavia (TPIY). Poco después, la experiencia acumulada en Kósovo, Bosnia-Herzegovina y Croacia empezó a ser aplicada al Perú, gracias a los auspicios de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos (CNDDHH).

La creación de la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR) hizo evidente la necesidad de la existencia de un equipo forense independiente que representara a la sociedad civil peruana en las investigaciones sobre el conflicto armado interno; esto llevó a la fundación del EPAF como asociación civil sin fines de lucro, el 19 de febrero de 2001.

La colaboración entre el EPAF y la CVR tuvo buenos resultados, como la primera exhumación científica de fosas comunes llevada a cabo en Perú, realizada en la comunidad de Chuschi, Ayacucho, en enero del 2002, y la elaboración del borrador de lo que luego sería el Plan Nacional de Investigaciones Antropológico Forenses (PNIAF). Sin embargo, severas discrepancias entre el EPAF y la CVR llevaron a la ruptura entre ambas instituciones en mayo-junio del 2002.

En los años posteriores a la CVR, EPAF desarrolló lo que posteriormente sería su nuevo paradigma institucional sobre investigaciones forenses, según el cual:

1. En un contexto como el peruano, la búsqueda, identificación y restitución de los restos de personas desaparecidas no pueden estar subordinados a los plazos judiciales, por lo que urge dar prioridad a las investigaciones de carácter humanitario;

2. En un contexto como el peruano, la búsqueda, identificación y restitución de los desaparecidos deben estar regida por una estrategia integral o Plan Nacional de Búsqueda de Personas Desaparecidas (PNBPD).

3. En un contexto como el peruano, la investigación forense no puede estar desligada del trabajo de desarrollo humano con los familiares y comunidades de las víctimas de graves violaciones a los derechos humanos, como forma de reparación y como garantía de no repetición.

Al irse ampliando su radio de acción, el EPAF creó, sobre la base de estas ideas, la propuesta de cooperación “Sur-Sur”, que implica además la transferencia de conocimientos, experiencias y tecnología del Sur global al Sur global, reduciendo la dependencia de financiamientos externos.

Share